Ummmm que mezclita más rica ha salido hoy “sin querer queriendo”, como decía mi adorado Chavo del 8.

¿Por qué sin querer queriendo? Pues porque tenía muchas verduras en casa y no me estaba dando tiempo a comerlas y algunas se estaban estropeando, así que hoy ha sido día de ponerme a aprovecharlo todo antes de que pudieran echarse a perder.

He abierto el frigorífico y he visto una berenjena, pimientos rojos y verdes, puerro, una col y champiñones portobello. (Estos son los ingredientes que necesitas, así como sal sin refinar, aceite de oliva virgen extra, pimienta negra, curry en polvo y salsa tamari).

En un principio la idea era cocinar distintos platos para comer por separado, pero todo tenía tan buena pinta que he puesto en el plato un poco de cada y el resto para los días que siguen 😊, así me ahorro cocinar.

La col tenía claro que iba a ir salteadita con ajo, que me gusta una barbaridad y me parece un acompañamiento perfecto para cualquier menú. Y lo demás… Ha sido sobre la marcha.

¿Vamos a ello?

Ya sabéis que uso mucho la Thermomix y la col la hago siempre ahí porque me resulta muy cómodo, pero el proceso es igual si no la tienes, sólo que salteándola en una sartén u olla.

Poner aceite (unos 20gr) a calentar en el caso de la Thermomix (o en tu utensilio para cocinar) e ir pelando (y picando un o un par de ajos si lo vas a hacer de forma manual), depende de la cantidad que vayas a hacer. Yo programo 25 minutos, varoma, velocidad 1. Y cuando ya está caliente echo el ajo y trituró a velocidad 5, 3 segundos. Abro, bajo con la espátula lo que haya en las paredes y vuelvo a cerrar para que continúe el proceso. 

Al minuto o así, que ya se ha dorado el ajo, empiezo a echar la col por el agujero de la tapa hasta que no cabe más y dejo cocinar hasta que termine, incorporando un poco de sal de hierbas y pimienta.

La col reduce mucho, así que luego queda una cantidad normal.

En la versión manual sería echar la col en juliana en la sartén e ir moviendo hasta que la hoja quede un pelín blandita.

Mientras se deja cocinando la col, pasamos a cortar el resto de las verduras en trozos grandecitos, ya que la gracia del plato está en el puntito crujiente de las verduras. 

Calentamos un poquito de aceite en otra sartén y salteamos todas las verduras (puerro, berenjena, pimiento rojo y verde), echamos una pizca de sal y pimienta y un chorreón de salsa tamari ( si echas bastante salsa evita la sal). Y damos un par de vueltas más. Ya podemos apartarlas.

En esa misma sartén, estando bien caliente para que no pierdan agua los champiñones, los echamos, incorporamos un poquito de curry y salteamos durante un par de minutos.

Cuando ya tenemos las tres cosas listas, emplatar a nuestro gusto. En mi caso lo he hecho en un plato que me permitía hacerlo por separado y encima de la col he puesto orégano y piñones. Luego ya a la hora de comer puedes comer así o mezclando sabores, de las dos formas está rico.

  
Y ya está, a disfrutar!!!

Esta vez el plato es más trabajoso, pero como ves no tiene dificultad. 

Espero que lo pruebes!!

Y ya sabes! Si te ha gustado, da me gusta, comparte y/o suscríbete al blog.

Un beso y hasta el próximo domingo.