Permítete ser tú misma. Deja salir a tu niña interior. 

Hoy me he levantado pensativa… llevo varias semanas con las emociones a flor de piel, lo mismo lloro como una niña pequeña, que me río a carcajadas hasta que las lágrimas me caen por las mejillas, o suelto lo que pienso, como si hubiera perdido el control de mi misma.

Durante muchos años he intentando ser “una buena chica”, no decir nada que pudiera ofender a nadie, caer bien “a todo el mundo”, dar una imagen de mí más formal…

Estas últimas semanas es como si mi niña interior, la Sandra real, volviera a hacer acto de presencia, y estuviera haciendo “travesuras”. Y ahora mismo te puedo decir que me encanta, pero he estado teniendo una lucha interna.

He tardado meses en darme cuenta de que no tiene nada de malo emocionarse en público y que tampoco es negativo dejar sentir todas esas emociones en privado. De hecho ¿Qué sería de la vida sin las emociones? 

En este tiempo he creído que estaba muy feliz, he creído que estaba muy triste,  he creído que estaba melancólica, he creído que estaba susceptible, he creído…, he creído…. ¡Pero yo no soy eso!

Guau, que bonito descubrir que las emociones son estados temporales, no somos ellas, de hecho cambiamos a cada segundo.

Que bonito es permitirse sentir lo que toque a cada momento.

Todavía tengo que soltar más, dejarme llevar, pero creo que estoy en el buen camino…

He descubierto que intento controlarlo todo, hasta mis sentimientos, como si eso fuese a llevarme a alguna parte. ¿Cómo podemos los seres humanos querer dejar de sentir? ¿No es triste? ¿De verdad esto es lo que se nos enseña?

Pues yo ahora que lo sé no quiero vivir así.

Me gustaría dejar salir a mi Sandra original, aquella niña que era creativa, risueña, traviesa, alegre, amorosa, afectuosa, sociable, desorganizada, curiosa, vital, artista, charlatana, inocente, que todo me sorprendía… 

Me estoy emocionando de nuevo… con lagrimas en los ojos me doy cuenta de lo poco que dejo salir a esa Sandra a pasear, me doy cuenta de como los miedos y las normas sociales y/o familiares y yo misma como última responsable, la he ido recluyendo. 

¿Me dejas que te de un consejo? (Mientras me los doy a mi misma…)

 

  • No hagas lo mismo que yo, no dejes que tu autenticidad quede escondida, porque eso es lo que te hace verdaderamente especial.
  • Quiérete tal y cómo eres.
  • Siente aquello que tengas que sentir en cada momento.
  • No te identifiques con la emoción. Tú no eres eso. 
  • Recuerda, la realidad tampoco es eso, es sólo una emoción temporal, siéntela y luego déjala ir.
  • Da las gracias a todo aquello que pase en tu vida, todo tiene un propósito.
  • El pasado, pasado es, quédate con los aprendizajes y vive el presente.

Para terminar me voy a tomar la licencia de compartir contigo un poema de Mario Benedetti que me encanta.

Gracias por permitirme compartir mis reflexiones contigo.

Te mando un beso enorme

Sandra

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

66a030dae233d0a91003116eb96a3881?s=100&r=g - Permítete ser tú misma. Deja salir a tu niña interior.

Sandra González Murga

Soy Sandra, trabajo con personas con fibromialgia a recuperar su salud, su vida y su alegría con un método propio, a través del cuál te ofrezco las herramientas necesarias para ganar al dolor, en todos los sitios en los que esté. Puedes descargar gratis mi "Menú diario para ganar a la Fibromialgia" para nutrir tu cuerpo y tu salud.

More Posts - Facebook