Acabar con malas digestiones

Digestiones

Es muy habitual escuchar a muchas personas hablar sobre los ardores, hinchazón, gases, etc. que sufren. Hoy quiero dejaros algunos consejos que ayudar a mejorar estas situaciones desagradables.

Lo primero que tenemos que hacer es analizar qué comemos. Sería bueno apuntar a lo largo de varios días todo lo que tomamos, sólido y líquido, y anotar cómo nos sentimos tras ello, para poder así, ser conscientes de cómo nos estamos alimentando y también para descubrir si estamos abusando de alguna cosa o si hay algún alimento que normalmente nos hace sentir mal.

¿Qué haríamos después?

Si al analizar nuestra notas vemos que solemos sentirnos mal al tomar algún alimento concreto, habría que retirarlo durante un tiempo para ver si mejora la situación. Más adelante habría que analizar su reintroducción o no en la dieta habitual.

Otra opción a tener en cuenta es realizar una analítica de intolerancias para confirmar y/o descartar nuestras sospechas sobre aquellos alimentos que nos sientan mal.

También puede darse el caso de que nos demos cuenta de que tomamos muchos alimentos envasados, en este caso esa es otra señal de alarma, ya que suelen ir cargados de conservantes, colorantes, estabilizantes y otro largo etcétera de productos que nuestro organismo no reconoce y por lo tanto lo daña. Son causantes de muchísimos problemas digestivos. ¿Qué hacer en este caso? Evitarlos!

Otro punto importante para mejorar las digestiones es comprobar cómo combinamos los alimentos, porque nuestro cuerpo asimila y digiere hidratos de carbono, proteínas y grasas de forma totalmente diferente y hacer mezclas muy complicadas entre ellos en un mismo plato hace que nuestro sistema digestivo se colapse y genere sintomatología.

¿Y cómo combino entonces los alimentos? Lo más recomendable es que en nuestro plato haya verdura, al menos en un 75% y que esta verdura vaya acompañada por un sólo tipo de alimentos denso: legumbres, pasta, arroz, carne o pescado. Estos alimentos densos no deben mezclarse entre si.

Por otra parte, hay alimentos que nos irritan y habría que evitarlos, sobre todo me quiero centrar en los refinados. ¿Cuáles son?

–  La sal común. Sería bueno cambiarla por sal marina o sal del Himalaya.

– El azúcar blanco. Hay muchísimas opciones saludables, estevia, sirope de ágave, sirope de sabia, panela, azúcar de coco.

– Optar siempre por los integrales: pan, pasta, arroz.

Al hacer todo lo propuesto anteriormente, e ir incorporando pequeños cambios, pero con grandes resultados, verás como va mejorando tu salud digestiva. Espero que este post se sirva de ayuda.

Si te ha gustado ya sabes, da me gusta, comparte, suscríbete al blog.. puedes despertar en alguien la llamada de una alimentación  más sana y natural.

Nos vemos el próximo domingo. Muaaaaaaaaaaaaak

66a030dae233d0a91003116eb96a3881?s=100&r=g - ¿Quieres acabar con las digestiones pesadas?

Sandra González Murga

Soy Sandra, trabajo con personas con fibromialgia a recuperar su salud, su vida y su alegría con un método propio, a través del cuál te ofrezco las herramientas necesarias para ganar al dolor, en todos los sitios en los que esté. Puedes descargar gratis mi "Menú diario para ganar a la Fibromialgia" para nutrir tu cuerpo y tu salud.

More Posts - Facebook