Muy buenas tardes dominicales y calurosas!!! Ains, que nos vamos a derretir!!!

Hoy quiero hablaros sobre algo que pasa muy a menudo, y es que las personas con intolerancias, celíacas, vegetarianas, veganas, flexivegetarianas… También tenemos vida social, siiiii, como el resto de los mortales, y en España acostumbramos a centrar esta vida social en bares y restaurantes.

Trabajo, mayormente, con personas con intolerancias alimentarias. Cada semana veo a muchas de ellas preocupadas porque se acerca el fin de semana y no saben qué van a hacer, porque tienen una comida, cena, o las tan comunes BBC (bodas, bautizos y comuniones). Muchas veces optan por el camino más sencillo, saltarse “la dieta”, obviando en muchos casos los síntomas que ello le causará después: dolores de estómago, ardores, cólicos, dolores de cabeza, pesadez, pasar una mala noche, etc.

¿Y todo por qué? 

Si lo hacemos porque realmente nos apetece comer aquello que sabemos que nos perjudica, pero lo hacemos queriendo, debe ser sin remordimientos, hay a quién le compensan las consecuencias por el placer que les produce el comer algo concreto.

El problema es cuando se hace porque da vergüenza ser “diferentes” o porque no queremos causar una molestia a los anfitriones y/o cocineros/as.

Y aquí va mi lanza de hoy… no pasa absolutamente nada!!!! Igual que cuando algo no nos gusta no tenemos reparo en decirlo, cuando es por salud o por razones morales  menos deberíamos callárnoslo.

Os puedo asegurar que no suele haber ningún inconveniente, a mí no me han puesto pegas en el 95% de las ocasiones.

Sin ir más lejos, y por contaros un caso concreto, este fin de semana he tenido eventos familiares y me han adaptado los menús sin problema.

Ayer durante la comida familiar optamos por pedir el menú del día, de primer plato no tenía problema porque había gazpacho, riquísimo por cierto y fresquito, lo que apetece en estas fechas. Pero de segundo no había ningún plato que no fuera en su mayor parte animal, así que ni corta ni perezosa, le dije al camarero si había alguna otra cosa que pudieran prepararme, y me trajeron un arroz con verduras salteadas que estaba ummm 😋😋😋😋

Por la noche, era la boda de un primo hermano. Como en la familia ya saben que hay ciertas cosas que no como, ni siquiera tuve que preocuparme en recordárselo. Ellos ya habían pedido un menú vegano para mí. Porque el plato estrella de la noche era carne a la brasa… 😣

Me encantó saber que no era la única en la boda que se alimentaba así. Cada vez hay más personas que por salud o por razones éticas han decidido no comer animales.

Curiosidad por saber qué nos prepararon??? 

Una ensalada con variedad hojas verdes y frutas, y patata asada con una súper brocheta de verduras a la parrilla. Todo muy bueno. 

Sabéis lo mejor? No pasa nada por ser diferentes. Todos lo somos por muchas cuestiones. Así que a disfrutar de la vida como cualquier otra persona y que no os de apuro o lo paséis mal por pedir un menú que se adapte a vuestros gustos y/o preferencias. 

El próximo domingo volveré con más cosas que contaros. 

Si te ha gustado ya sabes… Da a me gusta, comparte, o comenta!!!

Besooooooos

66a030dae233d0a91003116eb96a3881?s=100&r=g - ¿QUÉ COMER EN OCASIONES ESPECIALES?

Sandra González Murga

Soy Sandra, trabajo con personas con fibromialgia a recuperar su salud, su vida y su alegría con un método propio, a través del cuál te ofrezco las herramientas necesarias para ganar al dolor, en todos los sitios en los que esté. Puedes descargar gratis mi "Menú diario para ganar a la Fibromialgia" para nutrir tu cuerpo y tu salud.

More Posts - Facebook